Refugio de tranquilidad


The Dolder Grand Spa: Uno de los spas más completos y opulentos del mundo

Ana Angarita


Un espacio privilegiado en Suiza que rescata y une elementos de Europa y de Asia en la búsqueda perfecta del equilibrio vital.


Uno de los mejores spas del mundo se encuentra, en mi opinión personal, en la ciudad suiza de Zúrich. Se trata de The Dolder Grand Spa, construido por el arquitecto británico Norman Foster de la mano de la reconocida diseñadora de spas de lujo Sylvia Sepielli. En él se conjugan elementos europeos con la simplicidad de lo japonés para brindar un refugio de tranquilidad, relajación y meditación de alta gama.

The Dolder Grand Spa

El diseño del spa va en armonía con la filosofía del lugar al combinar terapias europeas y suizas con influencias japonesas.

El visitante sentirá entrar ese “wow factor” nada más llegar a la amigable recepción y casi al inicio de un periplo que lo adentrará en 4.000 metros cuadrados dedicados al cuidado, la recuperación y el mimo de la mente, el cuerpo y el alma.

Se trata de una caminata meditativa a través de un sendero en forma de caracol construido elegantemente, cuidando las texturas de rocas de diferentes tamaños que recuerdan al Gran Cañón del Colorado (Estados Unidos), y que desemboca en un opulento y a la vez acogedor salón de meditación con una cúpula elaborada con 9.500 pequeñas piezas de espejos en mosaico.

El diseño del spa va en armonía con la filosofía del lugar al combinar terapias europeas y suizas con influencias japonesas bajo los cuatro pilares que definen el menú del resort: Relax (relajación), Beauty (belleza), Vitality (vitalidad) y Detox (desintoxicación), cuatro elementos esenciales que, de acuerdo con The Dolder Spa, son necesarios para lograr balance en la vida.

The Dolder Grand Spa

Es así que estos elementos también agrupan una amplia gama de tratamientos entre los cuales se incluyen: faciales, exfoliaciones y envolturas corporales, baños rituales y lipomasaje (LPG), en los cuales se utilizan marcas de alta gama como la suiza La Prairie, la sueca Kerstin Florian o la alemana Amala.

Altamente recomendable dentro de la oferta de masajes es el de Bambú Shiatsu, un tratamiento estimulante en el que, a través de la presión de los dedos sobre los centros energéticos del cuerpo y de la utilización del cepillo de bambú, el visitante quedará revitalizado sin la sensación de letargo que podría experimentar tras un masaje convencional.

Las influencias niponas se evidencian en elementos tales como los cinco sunaburos, con base en la tradición japonesa de relajación que consiste en ser enterrado en cálida arena volcánica. En este caso nos referimos a una especie de sofás repletos de pequeñas piedras oscuras y frías al tacto inmediato, pero que a medida que su cuerpo se sumerge en ellas comienzan a calentarse progresivamente brindando la sensación de estar en una “burbuja de bienestar”.

The Dolder Grand Spa

Los terapistas lo harán sentirse a gusto en las 18 cabinas y dos suites spa –ideal para parejas o para quienes cuiden celosamente de su privacidad– diseñadas con paredes de madre perlas y finos arreglos florales, equipadas con camilla de masaje, sauna, chimenea, bañera de hidromasaje. Y, por supuesto, tendrá un butler a su total disposición.

El sutil uso de la aromaterapia se observa en las columnas de vapor y las piscinas aromatizadas para relajarse o revitalizarse según sea el caso. Y, para los amantes de la hidroterapia, hay una piscina negra de 25 metros de largo, otra piscina de hidromasaje al aire libre con impresionantes vistas a la ciudad, terapias de calor y frío con sauna de vapor, una pileta de agua fría y una cabina que utiliza nieve para activar la circulación conocida como “Snow Paradise”. Además, hay una sala oscura de relajación y otra para hacerlo con columpios y música.

The Dolder cuenta con librería, spa café con comida saludable, tienda, gimnasio con clases grupales y entrenador personal. La directora del spa, Therese Martirena, le indicó a azureazure.com que este año abrirán una tienda online e incorporarán clases de yoga aéreo.

El spa se puede disfrutar como huésped del The Dolder Grand Hotel o, mejor aún, como miembro exclusivo del Members Club, sólo disponible para personas aprobadas por un comité de selección.  ■


© azureazure.com | 2019