Cuerpo y alma


Bikram yoga: el caluroso equilibrio de cuerpo y mente

Marta Burgues


Bienestar, relax en cuerpo y mente y fortalecimiento físico son algunos de los muchos beneficios del bikram yoga, una especialidad que que hace del calor el mejor aliado para la salud.


Para estar bien por fuera, primero debemos centrarnos en cultivar nuestro interior. El bikram yoga se basa en este principio y permite realizar 26 posturas o asanas distintas dentro de una habitación climatizada a unos 40º de temperatura y un 40% de humedad.

© Pexels / Bruce Mars.

Bikram Choudhury, el ideólogo de la técnica

Esta especialidad no es nueva. El bikram yoga fue desarrollado por el hindú Bikram Choudhury, en los años 70, quien estableció un programa específico de 90 minutos con el fin de ofrecer salud a través del equilibrio y el fortalecimiento de todos los sistemas del cuerpo.

Choudhury ya practicaba hatha yoga en su India natal a los 3 años. Posteriormente se convirtió en un campeón de yoga, pero más adelante se lesionó. Esto no fue un impedimento porque, con la ayuda de su maestro, creó su propio sistema de posturas y se rehabilitó. Más adelante perfeccionó este sistema al combinar técnicas orientales y occidentales, para cualquier edad y nivel físico, y la técnica se extendió por todo el mundo. Bikram llega a los Estados Unidos en 1973 de la mano del presidente Nixon, y su hizo tan popular que fundó su propia escuela en Los Ángeles.

Su creador ha formado a muchas personas en esta especialidad, puesto que las clases de bikram son oficialmente impartidas solo por maestros certificados en tal disciplina. Su filosofía se ha distribuido en Estados Unidos y Europa a través de un sistema de franquicias y son, por tanto, los países donde más se practica esta especialidad. Actualmente, hay alrededor de más de 2.000 escuelas en todo el mundo.

El yoga como tal mueve anualmente US$30.000 millones a nivel internacional; de ellos, US$10.000 millones en EE.UU. ya que, más allá de esta modalidad, casi 20 millones de personas lo practican a diario en el país.

© 123RF.

Entrenamiento a altas temperaturas

Practicar el ejercicio en una habitación a más de 40 °C (105 °F)  y con al menos 35% de humedad es una característica importante del bikram. Aunque al principio puede resultar difícil, al final el cuerpo se acostumbra. Gracias al calor, se eliminan toxinas, se mejora la fuerza y la flexibilidad, y aumentamos nuestra energía. Entrenadores de Bikram Yoga Spain aseguran que el calor es una fuente de mejoras, sobre todo porque se usa precisamente la temperatura de la India, donde se inició este tipo de yoga, y porque el calor protege el cuerpo.

Sin embargo, conviene también adoptar mínimas precauciones, especialmente si se tienen problemas de tensión. “El calor es un elemento muy favorable para las articulaciones, para mejorar lesiones y en cualquier caso, para tonificar y alargar la musculatura. Pero si se padece algún tipo de lesión importante en la espalda o las rodillas, especialmente, conviene consultar a los profesores por si no se pudieran realizar todas las posturas”, explica Leticia Carrera, licenciada en Farmacia, especialista en Bioquímica y Nutrición y directora del prestigioso centro de medicina estética Felicidad Carrera, en Madrid.

© Pexels / Burst.Shopify.com.

Leticia explica que el calor, por la humedad y el efecto del sudor, permite profundizar más allá de las posturas que se realizan en seco. “Puede llevarnos a posturas inalcanzables de otra manera, y el único riesgo es querer avanzar demasiado rápido sin supervisión profesional”.

Alivio del estrés

En Occidente, el bikram yoga es una ayuda más a los problemas de estrés. Las diversas posturas, el calor y el relax mental ayudan a obtener el bienestar que necesitamos. Los profesores de esta disciplina aseguran que, tras una clase de bikram yoga, todos salen como nuevos. Se liberan 10 veces más endorfinas que en otros ejercicios de fitness, y esto provoca una “adicción” a este deporte que engancha a más personas cada día.

© Pexels / Bruce Mars.

Eliminación de toxinas

Esta modalidad ayuda además a eliminar toxinas y con ello se retrasa el proceso de envejecimiento. El ejercicio ayuda a conseguir vitalidad por dentro y a mejorar nuestro estado físico. “El calor y el sudor suelen tener un efecto muy favorable para la eliminación de toxinas en la piel, por lo que especialmente las pieles con tendencia a imperfecciones se pueden ver favorecidas con esta práctica. Además, sudando de manera extrema aumentamos la producción de glóbulos blancos, lo que mejora nuestro sistema inmunitario”, explica Leticia Carrera.

La experta recomienda, para su práctica, beber mucha agua antes y después del ejercicio, y no demasiada durante la sesión para no saciarnos y sentir el estómago pesado. “Bebidas de coco o energéticas con alto contenido en sales minerales y electrolitos después de la clase permitirán recuperarse mejor del esfuerzo y de la deshidratación”, aconseja. También es fundamental no ingerir alimentos 2 o 3 horas antes, por las mismas razones.

Con las precauciones adecuadas, el bikram yoga puede convertirse en el mejor aliado de tu salud. Por dentro y por fuera. ■


© azureazure.com | 2019