Técnica de movimiento y respiración


Ai Chi: innovadora técnica de movimiento y respiración desarrollada por Jun Konno

Walter Raymond


Terapia japonesas que mejora la circulación, libera tensiones y corrige la postura; similar al Tai Chi pero debajo del agua.


La necesidad de abrir el corazón es mucho más que una simple frase alentadora. La opresión en el pecho que se siente bajo un trauma emocional es debida a la tensión de los músculos situados en torno al corazón. Es en esa región corporal donde la técnica del Ai Chi concentra sus beneficios para abrir el chakra cardíaco y restablecer el flujo de energía reparadora.

La técnica de movimientos y respiración del Ai Chi es similar a la que se realiza con el Tai Chi, con la importante diferencia de que se realiza íntegramente en el agua. Los ejercicios de respiración y movimientos son suaves y se ejecutan de pie, con el cuerpo sumergido hasta los hombros. El objetivo es desbloquear la energía del centro cardíaco estimulando el sistema nervioso. Con la práctica de esta técnica se obtiene un estado de relajación similar al de la meditación profunda. Ai Chi fue desarrollado como ejercicio de preparación por el profesor Jun Konno, del Aquadynamics Institute en Yokohama, Japón, con elementos de la hidro cinesiterapia (o kinesioterapia) y del Chi Kung.

Ai Chi: innovadora técnica de movimiento y respiración desarrollada por Jun Konno
Ai chi: Técnica de movimiento y respiración desarrollada por Jun Konno.

La realización de movimientos suaves y circulares, con plena conciencia del cuerpo y de la mente, promueve el estado de armonía interna y externa. Los ejercicios del Ai Chi mejoran la circulación sanguínea, liberan tensiones, corrigen la postura y aportan, en definitiva, una sensación de relajación activa. La armonía de mente y cuerpo obtenida logra estimular la reflexión y la auto contemplación, llevando a una actitud ideal para contrarrestar los efectos negativos del estrés y de los estados emocionales intensos.

La realización de los ejercicios en el agua es un factor sumamente importante. Moverse en un medio acuático estimula una nueva relación cuerpo–mente–ambiente. La inmersión modifica la incidencia de la fuerza de gravedad sobre el cuerpo, disminuyendo el impacto del ejercicio sobre las articulaciones.

Ai Chi: innovadora técnica de movimiento y respiración desarrollada por Jun Konno
Ai chi: el agua estimula la circulación sanguínea y la oxigenación del cuerpo.

Obliga también al cuerpo a reaprender los movimientos. Los ejercicios respiratorios en inmersión mejoran la capacidad de los músculos que intervienen en la respiración aumentando, en consecuencia, la capacidad de ventilar o de cambiar el aire. La suave presión del agua sobre el cuerpo estimula la circulación sanguínea y la oxigenación del cuerpo aportando un beneficio integral a la salud.

Practicar el Ai Chi es aprender a soltar. Es saber cómo liberar la tensión en torno al corazón permitiendo fluir los sentimientos. El ejercicio mejora la flexibilidad, los movimientos y la postura general del cuerpo, aumentando la percepción y la consciencia corporal y abriendo el corazón.

Una práctica perfecta para estos tiempos de hiperconexión en los que resulta cada día más difícil conectarse con uno mismo y lograr la paz y la tranquilidad necesarias para pensar. El Ai Chi, al margen de ser un excelente ejercicio físico, es una estupenda terapia de resistencia progresiva que desarrolla de manera positiva diversos aspectos físicos y anímicos del individuo que la práctica. El objetivo final de la técnica es lograr mayor nivel de autoconocimiento, para liberar tensiones innecesarias, ofreciendo una solución definitiva a la epidemia global de ansiedad y estrés generalizado.  ■


© azureazure.com | 2019