Hoteles de lujo en cárceles


¿Celdas De Lujo? ¡No! Confortables Hoteles De Máxima Seguridad

J.M. Towers


La elegancia y el confort de estos hoteles hacen olvidar su pasado frío y tenebroso.


Una vez liberados todos sus presos y gracias a excelentes remodelaciones, diseños muy logrados y esmeradas de muy buen gusto, lugares que un día sirvieron de albergue a quienes debían cumplir sus condenas, se han convertido hoy en espacios donde prima la tranquilidad, la elegancia y el confort.

Estos 5 hoteles, vistosos y exclusivos, están situados en antiguas cárceles de Inglaterra, Holanda, Noruega, Turquía y Estados Unidos (Aclaración necesaria: para alojarse en ellos no es necesario haber cometido algún delito).

Four Seasons Hotel Istambul at Sultanahmet
Estambul, Turquía

¿Celdas de lujo? ¡No! Confortables hoteles de máxima seguridad

Una antigua cárcel en el barrio histórico de Sultanahmet, en pleno centro de Estambul, es ahora un elegante e íntimo hotel. Muchas de sus 65 habitaciones y suites ofrecen espectaculares vistas sobre la Mezquita Azul y Santa Sofía. Todas cuentan con TV por cable, DVD, internet inalámbrico, caja de seguridad, minibar y lujosos baños con bañera de mármol y ducha separadas. Un restaurante ubicado en el tranquilo jardín interior del hotel, un bar y un spa completan las instalaciones de un hotel en el que no se sentirá precisamente enjaulado.

The Liberty Hotel
Boston, Estados Unidos

¿Celdas de lujo? ¡No! Confortables hoteles de máxima seguridad

Terminado en 1851, el edificio original —conocido como la cárcel Charles Street— fue una colaboración entre Gridley James Fox Bryant, considerado el arquitecto más notable del Boston de la época, y el reverendo Louis Dwight, un reformador del sistema de prisiones, educado en Yale. Este histórico edificio de forma cruciforme está considerado como uno de los mejores ejemplos del Boston Granite Style de mediados del siglo XIX. Lo que eran antes celdas con barrotes, hoy se han convertido en 300 habitaciones y 10 suites con vista al río Charles. Abrió en el 2007 y su bar Clink es una visita obligada.

Malmaison
Oxford, Inglaterra

¿Celdas de lujo? ¡No! Confortables hoteles de máxima seguridad

En la misma ciudad universitaria en la que impartieron sus clases y estudiaron personajes como Lewis Carroll, Oscar Wilde o J.R.R. Tolkien, se encontraba la temible prisión del castillo de Oxford, hoy felizmente convertida en un admirable hotel: el Malmaison. Lo que antes eran oscuras celdas, hoy son 95 habitaciones y suites muy cómodas y bien decoradas, con todos los ingredientes para disfrutar de una estancia muy particular: amplias camas, luces tamizadas, bañera y ducha de hidromasaje y servicio de habitación las 24 horas, entre otras muchas comodidades. El Malmaison cuenta además con un elegante restaurante, el Brasserie, y con el Malbar, el lugar perfecto donde tomar ricos cócteles. Además tiene un gran comedor privado con capacidad para 30 comensales.

Het Arresthuis Hotel
Roermond, Holanda

¿Celdas de lujo? ¡No! Confortables hoteles de máxima seguridad

La cárcel Het Arresthuis abrió sus puertas en 1862 y sirvió para su propósito hasta el 2007, cuando fue transformada en un sosegado y elegante hotel. Het Arresthuis tiene 40 habitaciones decoradas con colores neutros como blancos y grises, de las cuales 24 son del tipo confort, 12 de lujo y 4 suites. El patio donde alguna vez los prisioneros realizaron trabajos forzosos y actividades recreativas ha sido convertido en un café al aire libre con cómodos sofás afelpados y una terraza rodeada de olivos. También tiene un jardín de hierbas aromáticas, un bar, sauna, gimnasio y restaurante.

The Thief
Oslo, Noruega

¿Celdas de lujo? ¡No! Confortables hoteles de máxima seguridad

Esta antigua cárcel en la que se encerraban a ladrones y malhechores de la sociedad noruega tiene una ubicación privilegiada: en el centro del nuevo distrito artístico de Tjuvholmen y muy cerca del icónico Museo de Arte Moderno Astrup Fearnley. La mayoría de sus 118 habitaciones tienen vistas espectaculares a una de las zonas más modernas y vanguardistas de Europa. Elegancia atemporal con claras referencias al arte y el diseño contemporáneo es el denominador común en la decoración y el mobiliario de The Thief, que han estado a cargo de diseñadores internacionales y noruegos como Antonio Citterio, Bruno Rainaldi, Tom Dixon y Stokke Austad. En el soberbio restaurante del hotel se sirven los mejores productos de la cocina noruega, y en verano los huéspedes pueden disfrutar de bebidas frías en la vistosa terraza situada en la azotea. En el 2014 abrirá sus puertas un nuevo spa para el regocijo de sus clientes.


© azureazure.com | 2019