una mujer de carácter


Doña Pilar De Borbón: Una Infanta Solidaria

Ana B. Remos


S.A.R. Doña Pilar de Borbón, Infanta de España por Real Decreto, hija de Don Juan de Borbón y de María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias, y hermana del actual Rey de España, Juan Carlos I, es una mujer de carácter.


Doña Pilar de Borbón, Infanta de España por Real Decreto, hija de Don Juan de Borbón y de María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, y hermana del actual rey de España, Juan Carlos I, es una mujer de carácter. Quizás tenga que ver con el hecho de haber vivido una infancia errante y ser hija de unos padres exiliados (su padre, Don Juan de Borbón, nunca llegó a reinar). Quizás tenga que ver con la genética, que le otorgó una naturaleza fuerte y grande desde la infancia (cuenta con mucho humor que de niña era mucho más grande que su hermano y solía “pegar” a Su Majestad). Pero quizás la razón última de su fortaleza, podríamos encontrarla en que se dedica a cosas en las que cree profundamente. Renunció a sus derechos de sucesión al trono al contraer matrimonio con Luis Gómez Acebo, que no pertenecía a la realeza. Amante de la cultura y el deporte, La Infanta ha sido presidenta de la Federación Ecuestre Internacional, cargo en el que fue sucedida por la princesa Haya de Jordania. También es miembro honorario del Comité Olímpico Internacional, forma parte del Consejo de Honor del Comité Olímpico Español y ha presidido Europa Nostra, la federación paneuropea para el patrimonio cultural.


S.A.R Doña Pilar de Borbón, Infanta de España.

Actualmente reside en Madrid, lleva una vida muy ocupada y es poco amiga de prodigarse a los medios de comunicación. En este caso, ha concedido una entrevista a azureazure.com para hablar de una de las pasiones de su vida, la fundación Nuevo Futuro. Se trata de una organización que cuida a niños que por diversas causas están privados de su ambiente familiar. Doña Pilar colabora con ellos desde 1968 y actualmente es la presidenta de honor. En esta labor, tampoco le faltan tareas: “Asisto a las reuniones de Nuevo Futuro donde se discute la mejor manera de atender a los niños, hablamos sobre el funcionamiento de los hogares, los pisos para mujeres maltratadas, las mejoras que hacen falta, etc.“. La fundación organiza cada Navidad un rastrillo solidario en el que colaboran multitud de rostros conocidos y que se ha convertido en una cita social habitual. Su Alteza Real conmovió a media España en la última edición al mostrar su carácter de guerrillera solidaria. Unas horas antes de que el rastrillo fuera a inaugurarse, el Ayuntamiento de Madrid intentó suspender el evento por supuestas deficiencias en las instalaciones. Cuentan los testigos que cuando Doña Pilar se enteró, proclamó: “Pues yo mañana inauguro y que la policía me tire a la calle” ¿Se imaginan a un pobre agente municipal intentando desalojar a una de las Infantas de España con tanta cantidad de determinación en el cuerpo? Lo pasó mal la Infanta Doña Pilar. Cuenta que le temblaba todo el cuerpo y que se preguntaba con angustia qué hacer con sus niños en la calle. Y también dice que no podía permitirlo. Y por eso ella y su equipo lucharon, negociaron, convencieron y finalmente el rastrillo pudo celebrarse.


S.A.R Doña Pilar de Borbón, Infanta de España.

Pero hay mucha tarea pendiente. Doña Pilar es inquieta y piensa que todo se puede mejorar. Además, la fundación que preside ofrece un amplio abanico de asistencia: “Hay hogares dependientes para las mujeres que están en el tercer grado de cárcel y tienen hijos pequeños, porque los hijos pueden estar con sus madres hasta los tres años y en Nuevo Futuro no nos gusta que estén en la cárcel. Les buscamos un trabajo, los niños van a las guarderías o al colegio de la zona, a las madres les damos clases de cocina, corte y confección, de cómo cuidar mejor a sus hijos, cosas útiles, y eso me gusta mucho.” – nos cuenta con entusiasmo.

El sentido práctico y el afán de cambiar las cosas, fueron clave para que comenzara su andadura en esta organización: “Empecé a colaborar con Nuevo Futuro el mismo año de su fundación, 1968. Me gustó la modernidad con la que se afrontaba la obra”. Hay que tener en cuenta que en la España de aquella época sólo existían grandes orfanatos en los que cientos de niños eran asistidos con unos medios escasos. Nuevo Futuro supuso un enfoque diferente a la hora de dar hogar a los niños: ”El modelo de tener casas pequeñas, más tipo familia, creo que es más adecuado para el desarrollo de los niños”, afirma la Infanta. “Les inculcamos los valores necesarios para una buena convivencia, el respeto a sus compañeros y profesores, el cuidado del medio ambiente. Son más felices y se obtienen mejores resultados”.

Y hablando de felicidad, Doña Pilar practica la solidaridad como uno de los caminos para conseguirla. Dice que ser solidario siempre es gratificante y por esta razón invita a todos a colaborar con Nuevo Futuro, algo que se puede hacer de muchas formas: “Desde dar un donativo a ayudar como voluntario en los distintos trabajos que son necesarios, acercarse a nuestro Rastrillo anual a hacer las compras navideñas… cualquier forma de colaboración es importante”.

Se lamenta porque en España, lo que se dedica a la caridad está mucho más gravado que en países como Estados Unidos. Pero sigue incansable en su labor. Y para ella es tan importante lo que hace, que le dedica el tiempo que haga falta, haciendo los malabarismos necesarios para compaginarla con sus muchos compromisos personales, familiares y sociales.


Doña Pilar es la Presidenta de Honor de la fundación Nuevo Futuro desde 1968.

Es madre de cinco hijos: Simoneta, Juan, Bruno, Beltrán y Fernando, nacidos de su matrimonio con Luis Gómez Acebo, Duque de Estrada. Su boda fue muy discutida, pues aunque su entonces futuro marido era nieto del Marqués de Cortina, se consideraba que una Infanta de España debía casarse con un varón de sangre real.

Triunfó el amor y las cosas salieron bien. Porque como ha dicho Doña Pilar en repetidas ocasiones: “El matrimonio es una lotería”. En 1991, tras 24 años de casados, su marido falleció a causa de un cáncer. Quizás esa pérdida tan temprana y tan dolorosa le hizo ver las cosas más claras. Porque cuando le preguntamos qué cosas le parecen importantes en la vida, la lista es escueta: “Salud y buen entendimiento entre las personas”.

A pesar de los reveses de la vida, Doña Pilar se mantiene erguida y se considera afortunada. Afirma que: “Cuando se ha recibido mucho cariño, como es mi caso, hay que devolverlo a la sociedad. Por eso intento ayudar. Y además, hay muchísimo que hacer”.

Y ella sigue haciendo cosas, atendiendo a sus múltiples obligaciones, ocupándose de los demás y deseando: “Salud, que las cosas mejoren y a que mis hijos les vaya bien”.

FOTOS
Toni Mateu.



© azureazure.com | 2019