Schiaparelli


Schiaparelli renace para ponerse de moda

Susana Ramudo


La Duquesa de Windsor, Marlene Dietrich, Daisy Fellowes, Mae West y Joan Crawford fueron algunas de las grandes admiradores de Schiaparelli.


En el 2006 Diego Della Valle, propietario entre otras marcas de Tod’s, Hogan y Roger Vivier, adquirió la firma Schiaparelli con la ilusión de conseguir su renacimiento y posibilitar su vuelta a la escena de la moda. El empresario consideró que para ello era fundamental recuperar el edificio parisino donde la marca tenía su tienda y su atelier, en el 21 de la Place Vendôme. Después de muchos intentos, en el 2011 finalmente lo consiguió y lo abrió al público en julio del 2012. El tercer piso, donde originalmente la diseñadora dirigía personalmente las pruebas a sus clientas más exclusivas, se ha convertido en la actualidad en un salón decorado con estilo surrealista, el que fuera el predilecto de Schiaparelli.

Schiap, como todos solían llamarla, era una aristócrata italiana que disfrutó de la vida con plena libertad, siempre indiferente a las reglas y a los cánones de su época. Se relacionaba con artistas de su época como Dalí, Man Ray, Alberto Giacometti, Leonor Fini, Meret Oppenheim o Jean Cocteau.


ELSA SCHIAPARELL, por George Hoynignen-Huene, 1932.


Nació el 10 de septiembre de 1890 en el Palazzo Corsini, en Roma. Su familia provenía de la aristocracia napolitana y su abuelo fue el importante astrónomo Giovanni Schiaparelli. La diseñadora llevó una vida privilegiada, pasando largas temporadas entre Nueva York, Londres y París, ciudad esta última en la que comenzó a realizar su propia línea de moda. Fue una auténtica visionaria de su tiempo y su salón era testigo de su continua creación de ideas magistrales. De allí salieron modelos que se han convertido en piezas icónicas, como su sombrero-zapato o el famoso vestido-langosta. Los frascos de sus perfumes eran de una originalidad nunca vista, como el de Shocking, creado en 1936 y moldeado con las formas de Mae West. Schiaparelli fue capaz de diseñar vestidos de noche muy elaborados y, por otra parte, trajes muy sencillos, pero todos tenían algo en común: un corte magistral y un meticuloso acabado. Entre las apasionadas de Schiaparelli se encontraban la Duquesa de Windsor, Marlene Dietrich, la heredera Daisy Fellowes, Mae West y Joan Crawford.

Fue una mujer avanzada para su época, tanto, que se vio obligada a cerrar su casa de costura en los años 50 debido a que su estilo no encajaba con los gustos del momento. Murió en su amada París el 13 de Noviembre de 1973, dejando un importantísimo legado de moda repleto de diseños surrealistas con mucho colorido y combinaciones magistrales de formas y texturas.


Vistas de la exhibición Schiaparelli and Prada: Impossible Conversations en el Museo Metropolitano de Arte.


Uno de los principales problemas con los que se ha encontrado Della Valle a la hora de relanzar la marca ha sido el hecho de que mucha gente joven no conoce quien ha sido Elsa Schiaparelli, lo que contrasta con la reputación tan prestigiosa que posee en el mundo de la moda. La admiración por ella ha sido declarada por modistos de la talla de Yves Saint Laurent. Con el fin de darle un nuevo empuje y aire a la firma, Della Valle ha elegido como musa a Farida Khelfa, siguiendo el consejo de Inés de la Fressange. Ex modelo, musa de Jean Paul Gautier y de Alaïa, Farida Khelfa está considerada una de las mujeres más elegantes de Francia y cuenta entre su círculo más próximo de amigos a Carla Bruni, la modelo australiana Elle Macpherson, Arielle Dombasle, Inés de la Fressange y Christian Louboutin. Khelfa se casó en septiembre del 2012 con el millonario Henri Seydoux, padre de sus dos hijos y con el que lleva conviviendo más de 20 años.


Farida Khelfa y Jean Paul Gaultier.


Pero lo que sin duda ha ayudado a recordar la figura de la creadora italiana han sido las magníficas exhibiciones que se realizaron en su honor: en el 2004 se celebró una en el Philadelphia Museum of Art, otra en el Museé de la Mode de Paris y la más exitosa de todas: la exposición en el 2012 en el Metropolitan Museum de Nueva York. Ésta última, titulada Schiaparelli and Prada: Impossible Conversations, quiso explorar la unión existente entre Elsa Schiaparelli y Miuccia Prada, dos diseñadoras italianas de eras diferentes pero que tienen muchos puntos en común.

Della Valle no ha encontrado todavía al nuevo director creativo para la casa, un diseñador que tendrá que reflejar el mundo de Elsa Schiaparelli. Aunque se han mencionado nombres como Erdem Moralioglu o Nicolás Ghesquière, no se ha confirmado nada al respecto. Sin embargo, la última novedad sobre el renacimiento de la marca es que el prestigioso diseñador francés Christian Lacroix está ultimando una colección de 15 piezas para la firma Schiaparelli. Todos los detalles de esta nueva línea de Alta Costura se podrán conocer en la próxima Semana de la Moda de París, que se celebrará en julio del 2013.

FOTOS
Elsa Schiaparell. Cortesía de The Metropolitan Museum of Art.
Vistas de la exhibición. Cortesía de The Metropolitan Museum of Art.
Farida Khelfa y Jean Paul Gaultier. Larry Busacca. Cortesía de The Metropolitan Museum of Art.



© azureazure.com | 2019