Un regalo de Andalucía


Gazpacho: UN REGALO DE ANDALUCÍA

Ana B. Remos


Uno de los regalos más gratificantes de Andalucía al mundo, se hace un cambio de imagen creativa.


 


Foto: Olaf Speier / 123RF Stock Photo.

Gazpacho de tomate y ciruela

Este plato tan simple destila sabor a verano. Utilice ciruelas rojas y tomates maduros. Es mejor hacerla un día antes para que los sabores se potencien y es necesario colarla para eliminar la piel y las pepitas. Me encanta completamente sola, así de simple. La combinación de ciruelas y tomates es tan compleja y especial que no necesita nada más.

Ingredientes [seis raciones]
6 tomates maduros grandes
6 ciruelas sin hueso
½ cebolla roja, picada
½ taza de hojas frescas de albahaca
½ taza de aceite de oliva
¼ de taza de vinagre de vino tinto
Sal marina

Pase por la licuadora los tomates, las ciruelas y la albahaca hasta conseguir un puré suave. Agregue el aceite de oliva y el vinagre, sazone con sal y condimente. Pasar la sopa por un colador para quitar las semillas y la piel. Enfríe en el refrigerador hasta que esté lista para servir.

Gazpacho amarillo

Con tomates y pimientos amarillos se puede hacer una sopa deliciosa de verano, ya que esta variedad de pimiento es un poco más dulce que la variedad verde. Me encanta servirla con rodajas fritas de jamón serrano y picatostes. En España, ningún gazpacho que se precie se sirve sin huevo duro picado como guarnición. Para servirlo, se ponen todas las guarniciones en pequeños montones en una fuente que se lleva a la mesa. De hecho, hay fuentes de cerámica, divididas en pequeños espacios, elaboradas específicamente para eso. Si no dispone de ella, una fuente amplia servirá perfectamente.

Ingredientes [seis raciones]
2 libras de tomates amarillos
½ pimiento amarillo picado
½ cebolla amarilla, picada
1 diente de ajo pelado
1 taza de pepino, pelado y cortado en cubitos
4 cucharadas de vinagre de vino blanco
½ taza de aceite de oliva
Sal marina

Licúe los tomates, los pimientos, la cebolla, el ajo y el pepino hasta conseguir una crema suave, por lo menos durante 5 minutos. Deje enfriar en la nevera hasta que esté listo para servir. Justo antes de servir, añada el vinagre y el aceite de oliva y sazone con sal. Para llevar a la mesa, coloque las guarniciones en una fuente, el estilo de la pizza, y pásela entre los comensales para que puedan servirse.

Gazpacho de tomate y fresa

Cuando llega el otoño todavía quedan tomates y fresas en el mercado y la dulzura de estas últimas dan un toque maravilloso a este clásico gazpacho. Ha de tener, eso sí, tiempo suficiente para pasar el gazpacho por el pasapurés, de modo que no queden restos de semillas. Si quiere conseguir una textura esponjosa, triture los ingredientes durante al menos cinco minutos y deje que se aireen. Después, ponga en la bandeja de guarnición unos picatostes, huevos duros picados y pepinos cortados en cubitos.

Ingredientes [cuatro raciones]
1 libra de tomates maduros, cortados en cubitos
1 libra de fresas maduras, limpias y cortadas
½ cebolla blanca pequeña, pelada y cortada en cubitos
½ pimiento verde, con las membranas, cortado en dados
½ taza de pepino pelado y cortado en cubitos
1 diente de ajo, pelado
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal

Licúe por partes el puré de tomate, las fresas, la cebolla, el pimiento, el pepino y el ajo hasta que quede suave. Tamice y sazone. Enfríe en la nevera hasta que esté listo para servir. Justo antes de hacerlo añada el aceite de oliva. Disponga la guarnición que más le guste.

Gazpacho de lechuga

Se trata de un gazpacho tan delicioso que parece increíble que además sea tan sano. El sabor y la frescura de la lechuga romana y la consistencia cremosa del yogurt son la base perfecta. También se puede hacer este plato con espinacas baby, berros o rúcula. Hay que tamizarla para conseguir la suave textura del terciopelo. Una pizca de hierbas frescas como guarnición, completarán la paleta de verde.

Ingredientes [cuatro raciones]
2 cogollos de lechuga romana
2 tazas de yogurt natural
1 diente de ajo
½ taza de hierbas frescas mezcladas (perejil, menta y albahaca)
4 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de jugo de limón
Sal y pimienta al gusto

Pase por la licuadora la lechuga, el yogur, el ajo, las hierbas, el aceite de oliva y el jugo de limón hasta que quede una mezcla suave. Añadir un poco de agua, si es necesario, para lograr la consistencia de una vichyssoise. Colar el caldo por un colador en un tazón mediano y refrigerar hasta que esté listo para servir. Póngalo en platos hondos pero poco profundos y decore con hierbas frescas suaves picadas.

Gazpacho de tomate y remolacha asada

El sabor a tierra de la remolacha combinado con la acidez de los tomates aporta a esta sencilla sopa un toque de complejidad. Puede servirse en cuencos blancos y se le puede añadir una cucharada de crema agria o crema de leche justo antes de servir. Así conseguirá un elegante entrante veraniego. Después, puede hacer como plato principal un pescado a la parrilla.

En cierta ocasión tuve un ataque de locura, hice el gazpacho en una máquina heladora durante 20 minutos y tras congelarlo, lo serví en tazones decorados con nata y adornados con flores comestibles. Resultó una opción fabulosa, deliciosa y colorista.

Ingredientes [seis raciones]
1 libra de remolacha fresca (5 o 6 remolachas pequeñas, lavadas y sin hojas)
2 libras de tomates maduros, rojos, escaldados y pelados
1 cebolla pequeña, pelada y cortada en cubitos
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal y pimienta recién molida

Precaliente el horno a 350° F. Coloque las remolachas en una bandeja de horno y áselas hasta que pueda insertar con facilidad un cuchillo (unos 45 minutos). Cuando se hayan enfriado lo suficiente, pélelas y córtelas en dados. En una licuadora, elabore por partes el puré de remolacha, los tomates y la cebolla hasta que estén suaves. Tamice la mezcla. Añada el aceite de oliva, la sal y la pimienta y pruebe para rectificar los condimentos. Enfríe en la nevera hasta que esté listo para servir.

 


© azureazure.com | 2019