Muestra de Matisse en el Museo Metropolitan de Nueva York.


Museo Frida Kahlo

Ana B. Remos


Su pintura era la herramienta mediante la cual medía su progreso como artista.


El Museo Frida Kahlo (Coyoacán, México) y la revista Vogue México presentan lo que consideran “una exhibición que hará historia”. Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo. Se exhibirán 11 atuendos de la artista. La exposición se inaugura el 22 de noviembre y podrá visitarse durante cinco meses.

La exposición, organizada por Circe Henestrosa, contiene piezas del guardarropa de la artista y objetos personales. El museo ha recuperado, y ahora exhibe, una muestra que contiene rebozos, faldas, blusas, vestidos, mantos de tehuana, medias, enaguas, pantalones, camisas, listones, corsés y trajes de baño.

Más de 300 piezas han sido encontradas en la Casa Azul cuando, en 2004, fueron abiertas varias estancias que habían permanecido cerradas. El pintor y compañero de Frida Kahlo, Diego de Rivera, había dispuesto que estas no se abrieran hasta 50 años después de la muerte de Frida Kahlo. El tesoro hallado contiene documentos, fotografías, obra plástica y una colección de textiles del guardarropa de la artista.

La idea principal de la exposición, en palabras de sus organizadores, es explorar la identidad de Kahlo “expresada a través de la impactante imagen visual que construyó con su ropa y pretende mostrar su influencia en la escena del diseño y de la moda contemporánea a través del uso de los textiles mexicanos”. Además añaden que “la tesis central de la exposición propone discapacidad y etnicidad como dos nuevos componentes de interpretación que nutrieron la decisión de Kahlo de usar indumentaria étnica de distintas regiones del país”.

La elección de Vogue para presentar la exposición es casi un acto de ajuste con la Historia. En 1937 el fotógrafo Toni Frissell hizo una fotografía a Frida Kahlo que se publicó en Vogue USA en ocasión de una edición en la que se pretendía explorar una propuesta de moda diferente a la que se usaba en la época. Frida Kahlo encajaba en ese perfil y el fotógrafo consiguió lo que ha sido valorada como “una imagen muy poderosa”

A partir de ahí, creció la leyenda urbana de que Frida Kahlo aparecía en la portada de Vogue México. Esto, por fin, es cierto, en la edición de Vogue México de noviembre de 2012. Ahora, además, la revista dispone de más de 100 páginas en las que expertos, curadores, artistas contemporáneos, escritores e historiadores analizan el enigma que fue Frida Kahlo. Una edición especial, para coleccionistas.


© azureazure.com | 2019