una experiencia inolvidable


Nichola Joss Y El Sanctuary Spa

Ana B. Remos


Todos los que han tenido la oportunidad de recibir un tratamiento facial de la mano de Nichola Joss en el londinense Sanctuary Spa, coinciden en que es una experiencia inolvidable, y quien acude por primera vez acaba convirtiéndose en cliente habitual.


La técnica realizada por Nichola Joss en sus tratamientos se puede comparar al shiatsu, pero realizada sobre el rostro: penetra las puntas de sus dedos sobre los huesos de las mejillas, realizando movimientos hacia dentro y hacia afuera, con el fin de conseguir que los músculos de la cara se muevan. Si bien es cierto que produce algo de dolor, no hay rastro de moratones al finalizar el tratamiento.

Pero sus técnicas van más allá de los tratamientos faciales, extendiendo su “magia” a brazos, piernas y muslos, y logrando que los músculos de todo el cuerpo trabajen de una forma espectacular. No es de extrañar que actrices y famosas como Hilary Swank, Gisele Bundchen, Scarlett Johansson, Keira Knightley, Gwyneth Paltrow o Tilda Swinton se hayan convertido en sus clientas habituales, sobre todo cuando hay un estreno, gala o especialmente en la época de los Óscars.

Entre los tratamientos estrella del Sanctuary Spa Covent Garden destaca The Active Reverse Facial, del que Nichola ha sido parte crucial en su desarrollo. Se trata de un tratamiento que trabaja con los músculos faciales con el fin de tersar la piel y mejorar el tono y contorno del rostro, a la vez que se éste nutre y se obtienen resultados visibles desde el primer momento.

Pero Joss también se ha hecho famosa por la calidad de los productos que utiliza en cabina, y ha creado su propia línea para Sanctuary Spa, a la venta por internet y en el propio centro, convirtiendo su Therapist Secret Facial Oil en un auténtico producto de culto.

El Sanctuary Spa ha llegado a ser un lugar emblemático de Londres, con más de 60,000 clientes al año que viajan de todas las partes del mundo exclusivamente para recibir los tratamientos que ofrece. Creado en 1977 por el coreógrafo estadounidense Gary Cockerill como regalo a su mujer, la intención era buscar una localización cerca de The Royal Opera House donde su esposa, que era bailarina, y los compañeros de ésta, pudieran relajarse después de los entrenamientos de ballet.

El Spa lanzó su gama propia de productos en 1988 y apareció en 1978 en la película The Stud con Joan Collins.

A los 19 años, Nichola Joss comenzó en el Sanctuary Spa Covent Garden su andadura como esteticista, y después de todo este tiempo lo ha situado entre los mejores centros de belleza del mundo.


© azureazure.com | 2019