Cuerpo y Alma


La chía, el superalimento que nos cuida por dentro y por fuera

Marta Burgues


Con componentes como fibra, antioxidantes, Omega 3, calcio y proteína, la chía se ha convertido en un alimento que no puede faltar en tu dieta.


Versátil, nutritiva, con muchas propiedades, minerales y vitaminas. Hablamos de la chía, el superalimento de moda que se come en todo el mundo: desde Nueva York a Los Ángeles, pasando por París o Londres.

Las semillas de chía son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, y en especial de ácidos grasos Omega 3, que nos cuidan el corazón. Es la preferida de las celebrities y amantes de lo saludable. Si todavía no conoces todas sus propiedades, te contamos porqué la chía es tan buena para la salud.

Banana Chia Seeds Smoothie Blueberry Granadilla

La chía, chan o también conocida como salvia hispánica es una planta herbácea de la familia de las lamiáceas. Es de la misma familia que la menta, y su origen procede del centro y el sur de México, El Salvador, Guatemala, Nicaragua​ y Costa Rica. Durante miles de años ha servido de alimento básico en las civilizaciones maya y azteca, y es de destacar que su palabra significa fuerza, por ello, quizás, se le conoce como superalimento. Ahora está de moda y la vemos en los restaurantes más in del mundo.

Según Magda Carlas, doctora en Medicina y Cirugía, y Máster en Nutrición y Ciencias de los Alimentos, además de precursora en difundir cocina saludable, la chía está en boga, “primero porque la alimentación en general está de moda, a todos nos interesa saber qué es lo que comemos y cómo nos puede beneficiar. Pero también porque hay una cierta búsqueda del alimento casi mágico que nos ayude solucionar nuestros problemas de salud. Lo cierto es que la chía es como otros alimentos, una semilla con muchas virtudes”.

Beneficios sorprendentes

Las semillas de chía contienen alrededor de 40% de carbohidratos; de estos, 30% es fibra insoluble, 3% es fibra soluble y el resto son almidones esenciales.

A la hora de mantener una figura estupenda o de hacer dieta, la chía va de maravilla porque, en sus particularidades esenciales, destaca que la mayor parte del componente de carbohidratos de la semilla de chía es de fibra. Es decir, contiene 34.4 g de fibra en 100 de chía, o bien, para 100 g de fibra se precisan 290 de chía.

“Uno de los problemas de la dieta occidental es su dosis insuficiente de fibra. La fibra no solo sirve para dinamizar el intestino, tiene otras muchas acciones en nuestra fisiología. Entre ellas, regular los niveles de glucosa y colesterol, por ejemplo”, explica Magda Carlas.

Gracia a la fibra ayuda a controlar el hambre, el proceso digestivo para que funcione correctamente, y produce sensación de saciedad. Conseguiremos un peso ideal sin mucho esfuerzo.

Vitaminas y minerales

Para afrontar mejor nuestro día a día, necesitamos nutrirnos con las mejores vitaminas y minerales que cuentan con un extra de energía. Las semillas de chía, en comparación con otros alimentos, tiene dos veces más proteína que cualquier semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces la cantidad de potasio en los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas, más proteínas que las verduras, el doble de fibras que la avena y siete veces más omega 3 que el salmón. ¡Casi nada! “Y eso sin olvidar los aportes de calcio, zinc, vitamina B1 etc.”, añade la doctora Carlas.

El estrés y la vida agitada que llevamos no son nada saludables. Con el fin de proteger nuestro corazón debemos nutrirnos a base de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3. Y la chía, precisamente, contiene estos ácidos que son buenos para regular el sistema nervioso central.

“Como vemos, a nivel nutricional es recomendable. Incluirla diariamente puede ser un buen complemento de nuestra dieta. Pero siempre recordando que su ingesta no hará milagros”, aclara la doctora en medicina y nutricionista. De manera que se combinará con otros alimentos sanos y con la práctica de ejercicio diario.

Un estudio publicado por el British Journal of Nutrition demostró que el consumo de este tipo de semillas puede reducir los triglicéridos y aumentar el colesterol bueno.

Virtudes antioxidantes

Gracias a la vitamina C, la chía también contiene una buena cantidad de antioxidantes, útiles para defendernos de la acción de los radicales libres y para prevenir el acceso de infecciones. A la vez, previene la oxidación celular y detienen nuestro envejecimiento.

Fuentes del New York Times explican que la chía podría ser la razón del gran aguante para correr que tienen los rarámuris de México, y es una gran aliada contra la deshidratación. “Absorbe treinta veces su peso en agua y puede brindar al cuerpo una hidratación de liberación lenta, en especial durante lapsos largos de actividad física en condiciones de mucha humedad y calor”.

Las semillas de chía son altamente energéticas y, según un estudio realizado por la Universidad de Alabama, son una opción viable para mejorar el rendimiento deportivo en pruebas de más de 90 minutos de duración.

La doctora Carlas nos explica que la chía, en general, va bien para todo tipo de personas, pero especialmente para quien tenga problemas cardiovasculares o problemas de tránsito intestinal. “Si se toma en dosis moderadas no hay ningún tipo de problema salvo que la persona tenga algún tipo de patología en el sistema digestivo o una intolerancia concreta con la chía”. ■


Leer más:
Alimentos que favorecen el buen ánimo
Los beneficios del cáñamo


© azureazure.com | 2019