LA ESPALDA


Cuidar De La Zona Inferior De La Espalda

Santiago Martín Pazos


Les proponemos un ejercicio y unos consejos muy útiles para cuidar de su espalda.


La parte inferior de la espalda tiene dos juegos distintos de músculos: uno para levantar los objetos pesados ​​y otro para estabilizar la parte de la columna que soporta el peso de la estructura del cuerpo.

Los erectores espinales son los músculos encargados de levantar objetos pesados. Hay un erector a cada lado de la columna vertebral, y tres conjuntos de músculos dentro de cada erector espinal. Estos músculos se extienden hasta la parte de atrás, como las enredaderas que se aferran a una pared de ladrillo. Juntos, forman el grupo de músculos más largo del cuerpo. Cuando nos inclinamos hacia adelante doblando la cintura, estos músculos son los que nos traen de nuevo a una postura erguida.

Un aspecto importante sobre los erectores espinales es la hiperextensión, que se produce al arquear la espalda e inclinarse hacia adelante. Aunque la hiperextensión puede ser peligrosa para la rodilla o el codo, la espalda sí que puede hacerlo sin consecuencias negativas.

La espalda


EJERCICIO DE LA SEMANA

Proponemos un simple y fantástico ejercicio que cualquiera de ustedes puede hacer en casa, en el autobús, en el tren o durante esas aburridas reuniones en la oficina.

Siéntese con la barriga metida y las nalgas apretadas

Posición
Siéntese en el extremo de un banco, en una silla o en una pelota suiza o de Pilates (esos enormes balones hinchables que hay en todos los gimnasios) y coloque las rodillas y los pies juntos. Los pies deben descansar en el suelo. Mantenga el pecho y la espalda rectos. Coloque las manos sobre el abdomen.

Ejecución
Contraiga los abdominales inferiores, creando una pequeña pinza. Simultáneamente, contraiga los glúteos y levántese un par de centímetros por encima de la mesa, de la silla, o de la pelota. La contracción de los glúteos debe intensificar las contracciones de los músculos abdominales.

ESTRATEGIAS PARA EL FORTALECIMIENTO DE LA COLUMNA

1. Consuma alimentos ricos en minerales, como las semillas de girasol o de calabaza. Las verduras ricas en potasio, calcio y magnesio, como las berenjenas ayudan a mantener los huesos fuertes.

2. Dormir de costado, abrazado a una almohada de tamaño estándar, y colocar otra entre las piernas. Esto evitará que duerma boca arriba y que con el tiempo pueda llegar a tensar los tejidos blandos de la parte baja posterior.

3. Usar calzado cómodo, de tacón bajo. Los tacones altos rotan la pelvis hacia adelante y provocan tensión en la parte baja de la espalda.


© azureazure.com | 2013