La mansión de Chad Oppenheim


Villa Allegra, la casa de los sueños del arquitecto Chad Oppenheim en Miami Beach

Federico Tibytt


La residencia de Oppenheim ofrece grandes ambientes de doble altura, enormes ventanales, generosos espacios al aire libre y una espléndida piscina de bordes infinitos hecha en piedra volcánica negra. La casa perfecta para disfrutar al máximo del clima tropical de Miami.


El reconocido arquitecto Chad Oppenheim diseñó para su hogar de Miami Beach la bellísima casona Villa Allegra, inspirado en el medioambiente natural de la ciudad. Una estupenda residencia que sorprende por su modernidad y su estilo minimalista de líneas rectas que ofrecen espacios acogedores y reconfortantes.

chad oppenheim, villa allegra, residencia de lujo, miami beach, residencia personal chad oppenheim, diseño de interiores, diseño minimalista, arquitectura sustentable, oppenheim arquitecture
Villa Allegra.

Las casas que diseñan los arquitectos más reconocidos del mundo para sus propias familias suelen contar con un carácter diferente, muy personal y particular. Es por ello que, muy a menudo, se convierten con el tiempo en modelos estilísticos utilizados en universidades de todo el mundo para formar a futuros profesionales del sector.

Desde sus comienzos profesionales, después de estudiar en la Universidad de Cornell, Chad Oppenheim se ha distinguido del resto por su particular interés en la arquitectura sostenible y su claridad de enfoque al analizar la funcionalidad de cada proyecto. Abrió su propio estudio de arquitectura en 1999 y, desde su fundación, sus trabajos han sido distinguidos con más de 60 premios internacionales entre los que se destacan más de 40 AIA Awards, distinción otorgada por el Instituto Estadounidense de Arquitectura.

Hoy en día su oficina cuenta con sedes en Miami, Nueva York y Basilea (Suiza) y sus edificios han sido construidos en más de 25 países de todo el mundo. A pesar de su abrumador éxito, Oppenheim sigue demostrando una clara sensibilidad de interpretación para responder a las necesidades del contexto de cada proyecto.

Para crear su casa familiar, el arquitecto tomó una antigua casona de la década de 1960 en malas condiciones y lo convirtió en una impresionante propiedad de más de 2.700 metros cuadrados (9.000 pies) inspirada, según sus propias palabras, en la belleza de su mujer y el amor por la ciudad de Miami. El objetivo era que la casa ofreciera el ambiente óptimo para la vida familiar a partir de una estética minimalista pero cálida.

chad oppenheim, villa allegra, residencia de lujo, miami beach, residencia personal chad oppenheim, diseño de interiores, diseño minimalista, arquitectura sustentable, oppenheim arquitecture
Villa Allegra, interiores.

La entrada principal a la vivienda está formada por un patio interno en el que destaca una de sus paredes íntegramente construida en madera de ciprés, típica de la zona. El acceso a la puerta de la casa se ha concebido como una sala de estar exterior con una claraboya cuadrada en el techo, que se repite en el suelo en forma de fuente. Este espacio al aire libre puede cerrarse con unas llamativas cortinas de unos 7 metros de altura (22 pies). El principal material a la vista es la piedra de coral, típica de la Florida.

En el interior de la casa abundan las líneas rectas, los colores claros, los espacios generosamente amplios y la decoración minimalista, con pocos objetos y muebles escogidos con dedicación. El mejor ejemplo del estilo que se respira en toda la vivienda se encuentra en la sala de estar, abierta al jardín interior por unos enormes ventanales. Allí se sitúan una mesa muy simple de madera con banquetas del mismo material y un sillón creado con ositos de peluche, diseño de los hermanos brasileños Fernando y Humberto Campana. Otro aspecto destacable y emblemático de la casa es su escalera flotante, realizada a partir de listones de madera que emergen de la pared dando acceso a la planta superior.

La vivienda se extiende hacia el jardín interior con un altísimo porche de volumen rectangular decorado con un elegante mobiliario. Este espacio tan sólo es interrumpido por una imponente columna cilíndrica que aporta gran dramatismo al perfil de diseño y que esconde en su interior una ducha. La piscina de tonos oscuros está construida en piedra volcánica y tiene bordes infinitos que disimula en uno de sus extremos un jacuzzi de grandes dimensiones. La intención del arquitecto con su piscina de suelos oscuros fue respetar la paleta de colores natural de los pantanos que rodean la ciudad.

En resumen, se puede decir que Villa Allegra es un gran ejemplo de creatividad minimalista al servicio de un hogar sencillo y acogedor. Una casa que trata de fundirse con el entorno que la rodea.  ■


© azureazure.com | 2019