Arte mudéjar en España


Taujel, Una Carpintería Que Nos Traslada En El Tiempo

Franky M.


Esta empresa ha rescatado el arte de las techumbres mudéjares de madera fabricadas por los musulmanes que vivían en tierras cristianas durante la Edad Media.


Mucho se habla de la fórmula de la Coca-Cola, pero el arquitecto español Enrique Nuere conoce otra receta menos rentable, aunque casi igual de secreta y con más años de historia. Sin ella se habría perdido el artesonado mudéjar, un estilo artístico que surgió en España hace 400 años. El trabajo de Nuere, Premio Nacional de Artesanía en España y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, hoy lo demandan, entre otros, el hermano del rey de Catar y varios príncipes saudíes.

Taujel

Esta historia comienza en la década de 1980, cuando llega a manos de Nuere un facsímil de 1619 hallado en una tocinería. El documento pasó a ser motivo de zozobra para dos historiadores que, a finales del siglo XIX, intentaron interpretar su contenido incompleto. Como si se tratara de la Piedra de Rosetta, el facsímil ofrecía las claves sobre las que se asientan las techumbres mudéjares: los cielos de madera compuestos por formas geométricas que decoran palacios, iglesias y otros edificios históricos.

Nuere, insatisfecho con la interpretación que aquellos historiadores habían hecho del manuscrito, estudió de nuevo el facsímil y recompuso su propio rompecabezas, gracias al cual montó y restauró 17 techos de la Alhambra de Granada y la escalera del Palacio de Buenavista de Málaga, que alberga el Museo Picasso, entre otros encargos. El arquitecto español nunca vislumbró que sus investigaciones pudieran derivar en una actividad comercial hasta que el ingeniero José Luis Aranzadi, quien dirigía una empresa constructora, le abrió los ojos. Ambos fundaron Taujel, una carpintería actual pero con un estilo y un arte históricos.

Taujel

Taujel reconstruye techos de lacería, uno de los elementos distintivos del arte mudéjar fabricados por los musulmanes que vivían en tierras cristianas durante el Medievo. Esta compleja técnica decorativa de agrupaciones de polígonos entrelazados es un arte que comenzó en el siglo XIII y se afianzó en el siglo XV. Para llevar a cabo estas obras se requieren conocimientos de geometría y matemáticas, algo que los responsables de Taujel llevaron a un ordenador y, gracias a un software, dedujeron la geometría de piezas perdidas. Hoy los expertos carpinteros pueden trabajar como los antiguos árabes, que fabricaban las piezas en el suelo —no encima de un andamio— y después las unían.

“Se pueden hacer muchas cosas en pérgolas, celosías y puertas a partir de 1.270 dólares el metro cuadrado, pero el precio puede elevarse hasta alrededor de 6.300 dólares. Y si la madera lleva policromía, el proyecto es muy costoso”, afirma Nuere.


© azureazure.com | 2019