Estilos de vida


Norland Nannies: las niñeras de los herederos

Ana Angarita


Preciadas como las perlas y con un arsenal de conocimientos en el cuidado de los niños, las Norland Nannies forman un selecto grupo de mujeres encargadas del cuidado de los herederos de las familias más importantes y selectas del mundo.


Las Norland Nannies son las niñeras profesionales, formadas en el Reino Unido para hacerse cargo de los pequeños herederos de la crème de la crème de la sociedad británica y del mundo, así como de los hijos de ricos y famosos, y de todos los que buscan un alto nivel de cuidado, educación y discreción.

Su rigurosa preparación en la exclusiva institución inglesa Norland College y su impecable etiqueta las capacitan, cual Mary Poppins -la niñera perfecta de Walt Disney-, para afrontar los clásicos desafíos de la niñez en las familias de clases privilegiadas. Sin embargo, estos conocimientos, mezclados con las particulares y a veces peligrosas situaciones en que se pueden ver envueltos los aristócratas, los ricos y los famosos, les dan a las Norland Nannies herramientas que se asemejan más a las de James Bond o las de la Mujer Maravilla.

Estas exquisitas niñeras son, para algunos, las perlas de las familias más importantes del Reino Unido. Y así como las perlas, preciadas pero discretas, sus servicios suelen pasar de una generación a otra.

Conforman un grupo exclusivo de mujeres especializadas y se caracterizan por sus guantes blancos, su uniforme beige y sus sombreros de fieltro, lo que las distingue claramente del resto del personal de servicio.


No sólo cambiar pañales

Estas nannies tienen una capacidad muy superior a la usual para realizar tareas clásicas como coser, bordar, planchar, cocinar comida saludable y balanceada, cambiar pañales, bañar a los niños, ayudarlos con los deberes escolares y hasta improvisar juegos.

Parte de su entrenamiento está en conocer las costumbres, los gustos y las exigencias de sus clientes.

Además, las Norland Nannies se caracterizan por su precisión para manejar con confianza los requerimientos de los pequeños hijos de los viajeros frecuentes, son diestras en taekwondo y artes marciales para hacer frente a cualquier situación peligrosa, saben administrar primeros auxilios y son entrenadas en pistas de carreras para que puedan conducir a altas velocidades y saber reaccionar en caso de secuestro o de tener que huir de los paparazzi.

Estas niñeras se manejan bajo el código del silencio, ya que la discreción y la defensa de la privacidad de la familia se ubican en primer lugar.


Un camino largo de formación

La histórica ciudad de Bath, en el suroeste de Inglaterra, acoge al Norland College, un centro educativo que desde 1892 forma mujeres para hacerse cargo de las futuras generaciones de familias de élite.

Norland College es también una universidad muy selectiva y sólo acepta un máximo de 80 aspirantes al año. Las estudiantes se preparan para obtener un título que las especializa en el desarrollo de la primera infancia (early years development), en paralelo con la adquisición de herramientas prácticas en el cuidado de los niños.

Durante su formación inicial de tres años, las aspirantes a niñeras Norland se entrenan con ayuda de muñecos que tienen un chip incorporado que los hace llorar igual que un bebé.

Posteriormente, las estudiantes pasan un año con una familia. Sólo después de haber completado con éxito ese año la estudiante puede calificar como una niñera Norland

Esta práctica garantiza que las futuras niñeras tengan el conocimiento, las habilidades y la experiencia necesarias para mantener los altos estándares esperados por la institución.


En busca de una nanny Norland

El icónico uniforme del Norland destaca a sus graduadas en situaciones públicas clave, como por ejemplo la atención mediática que capturó la niñera española María Teresa Turrión Borrallo durante el bautizo de la princesa Carlota de Inglaterra,

la hija del príncipe William y de Catherine Middleton.

Sin embargo, estas nannies no siempre visten este uniforme a fin de no llamar la atención y de respetar la privacidad de la familia.

Según el sitio de internet de Norland College, sus graduadas pueden ganar anualmente unos US$ 89.000 si trabajan en Londres y unos US$ 111.000 si lo hacen en el extranjero.

Cuando se trata de seleccionar una niñera, Norland College recomienda que la nanny tenga un título en cuidado de niños, un certificado vigente de primeros auxilios pediátrico, una verificación de antecedentes penales y referencias de trabajos anteriores.

La institución advierte que es necesario que una niñera se adapte tanto a los niños como a la familia y a su dinámica, por lo que el proceso de reclutamiento debe incluir una prueba práctica con el grupo familiar.

Más información: www.norland.co.uk/


© azureazure.com | 2019