divertirse en el agua


Seabreacher, de Innespace Productions: réplicas de criaturas marinas para divertirse en el agua

J.M. Towers


La empresa con sede en California ha creado naves sumergibles que pueden saltar y rodar mientras uno va sentado dentro de la cabina sellada.



Los sumergibles de Seabreacher nos permiten disfrutar de los ambientes marinos de forma amena, fácil y divertida.

Innespace Productions, una compañía estadounidense con sede en Redding, California, ha creado tres tipos de embarcaciones a las que ha llamado Seabreacher X, Seabreacher Y, Seabreacher Z, cuyo propósito es llevar la experiencia de conducir una nave sumergible más allá de lo conocido hasta ahora.

Se trata de naves que se asemejan a tiburones, delfines y orcas, y pueden saltar, rodar, cabecear y realizar muchos otros movimientos hasta ahora impensables, a la vez que presentan en su interior la seguridad y la comodidad de una cabina sellada.

Aquellos que aman el riesgo, pero sólo hasta cierto punto, deben saber que Innespace Productions trabaja en estrecha colaboración con las organizaciones de seguridad marítima para la construcción de buques, y sus modelos pasan por todo tipo de pruebas antes de ser puestos a la venta.

Más de 10 años de meticulosa ingeniería y de extensas pruebas han dado como resultado una embarcación muy segura y estable que puede soportar el castigo continuo del medio marino.

Cada Seabreacher es una creación única y está disponible en forma de tiburón en su modelo X, como una orca en su modelo Y, o el nuevo modelo Z, que se asemeja a un delfín.



Las naves pueden saltar, rodar y cabecear mientras el conductor se encuentra en una cómoda cabina sellada.


Las líneas orgánicas del cuerpo de cada nave se decoran con los colores y los gestos de cada uno de estas criaturas, pero también como si fueran un avión de combate de alto rendimiento.

Tanto el dosel acrílico como los espacios transparentes bajo los pies ofrecen al piloto y a los pasajeros una vista de casi 360 ​​grados mientras navegan por el agua a una velocidad impresionante.

A diferencia de las embarcaciones convencionales que sólo operan en un plano de dos dimensiones, Seabreacher funciona más como un avión con tres ejes completos de control: cabeceo, balanceo y giro.

Los mandos de estas naves se mueven hacia adelante y hacia atrás y están conectados a los alerones, lo que permite zambullidas, elevaciones y movimientos rotatorios tal y como lo haría cualquiera de los animales a los que se parecen.



Las líneas orgánicas del cuerpo de cada nave se decoran con los colores y los gestos de cada uno de estos animales.


Con unos pedales que se mueven a izquierda y derecha se puede girar, sumergirse unos breves segundos y conducir bajo el agua, pero no debemos olvidar que las embarcaciones Seabreacher sólo están destinadas a zambullirse bajo la superficie durante breves períodos que no deben superar los 10 segundos, y por lo general a una profundidad no superior a los 5 o 6 pies (1,5 metros -1,8 metros), siempre dependiendo del nivel de experiencia del piloto.

Los motores de estas embarcaciones pueden llegar a los 300 CV y alcanzan una velocidad máxima de hasta 55 mph (88 km) sobre la superficie del agua.

Además, cada Seabreacher biplaza dispone de aditamentos de alta tecnología, como una cámara que transmite, durante las inmersiones, videos en directo tanto a las pantallas LCD del piloto como a las de los pasajeros, además de navegación GPS y equipo de música con soporte para iPod.

Cada una de estas embarcaciones diseñadas por Innespace Productions se construye tan sólo por encargo y con las especificaciones requeridas por el comprador. Como expresa Dan Piazza, copropietario de la firma: “Si tiene uno, seguro que llama la atención”.

Fotos by: Innespace Productions


© azureazure.com | 2019