salón de automóvil


Detroit 2014: Destellos Eléctricos Pero También Más Músculo Y Gasolina

Joe Hurley


Aunque los coches de bajos consumos y eléctricos han seguido siendo una referencia indiscutible en esta edición del Salón Internacional de Detroit, el lema de “más y más grande” puede resumir lo visto en este 2014 allí.


Como si prácticamente nada hubiera pasado en los últimos cinco años. Así puede resumirse lo visto en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit, celebrado durante estas dos últimas semanas. Ni la crisis de la capital del motor, ni la quiebra de General Motors y Chrysler, ni los recortes de plantilla, ni el auge de los automóviles eléctricos… Nada de eso parece haber ocurrido a tenor de las novedades exhibidas en la muestra de este año. Porque, como si se tratara de una escenificación simbólica, todas las marcas y, en especial las estadounidenses, han sacado más músculo y gasolina que nunca para marcar el principio del fin de su particular crisis.

El Salón de Detroit ha sido una mirada al pasado, disimulada con pequeños gestos que invitan a no perder la esperanza de cara a un futuro diferente: Ford presentando nuevas versiones más eficientes de su musculoso Mustang y su grandiosa F-150; Chevrolet presumiendo de carácter deportivo con los nuevos Corvette Z06 y Corvette C7.R, y Toyota recuperando el espíritu competitivo perdido del Supra con el FT-1.

Salón del Automóvil de Detroit 2014
Porsche 911 Targa.

Y esa tendencia también se ha dejado notar entre los fabricantes de autos de alta gama. El mejor ejemplo lo constituye el nuevo Porsche 911 Targa, que regresa a la más pura esencia de lo clásico. Descapotable pero no cabriolet, este 911 Targa se deshace del techo de vidrio replegable de la generación anterior para ensamblar uno desmontable que permite conservar el pilar B (revestido por una sugerente barra cromada) con una luneta acristalada envolvente. Llegará al mercado con dos versiones, ambas con tracción total: el 911 Targa 4, con motor bóxer de 3,4 litros y 350 CV (de 0 a 60 mph en 4,8 segundos), y el 911 Targa 4S, con propulsor de 3,8 litros y 400 CV que rebaja en cuatro décimas la aceleración respecto al primero.

Por su parte, Lamborghini ha aprovechado su paso por Detroit para exhibir su nuevo Huracán LP 610-4, que llega para relevar al ya desaparecido Gallardo. Será el modelo más accesible de la firma italiana, pero no significa que vaya a renunciar al alto nivel de deportividad y rendimiento propio de la marca: su motor V10 atmosférico de 5,2 litros entrega 610 CV y 540 Nm de par máximo para acelerar de 0 a 60 mph en sólo 3,2 segundos y alcanzar hasta 202 mph (325 km/h) de velocidad máxima.

Salón del Automóvil de Detroit 2014
Lamborghini Hurricane.

Mientras, Bentley ha querido aparecer a un nivel casi testimonial para engalanar su última creación, el Birkin Mulsanne. Limitado a sólo 22 unidades, se trata de una versión única del emblema de la marca de súper lujo británica. Diseño exclusivo, llantas de 21 pulgadas, dominio del cuero en su interior o un avanzado sistema de información y entretenimiento, que incluye pantallas LCD de 8 pulgadas para las plazas traseras, son sólo algunos de los elementos que conforman este auto (casi) único.

Salón del Automóvil de Detroit 2014
Bentley Birkin Mulsanne.

A otro nivel, también Mercedes-Benz ha seguido en Detroit por la senda tradicional con la presentación, entre otros, de dos modelos relacionados con su nuevo Clase S. Por un lado, el nuevo S600, disponible únicamente en su variante de carrocería larga, sólo tiene por debajo en potencia al S 65 AMG gracias a los impresionantes 530 CV de potencia de su motor V12 biturbo. Pero también se ha dejado caer por allí el nuevo Mercedes Clase S Coupé Concept, futurista y elegante prototipo que anticipa las líneas maestras del que probablemente acabará siendo sustituto del actual CL. No se han dado a conocer muchos datos, pero ya sabemos que, de momento, en su interior monta un propulsor V8 biturbo de 455 CV y 700 Nm de par.

Salón del Automóvil de Detroit 2014
Mercedes S Class Coupé Concept.

Algo más atrevido ha mostrado el máximo rival de la marca de la estrella, que también ha querido dejar su huella en Detroit. Aunque también ha sacado pecho con sus novedades más sugerentes del momento —los nuevos M3 y M4— a BMW no le ha temblado el pulso para advertir de su intención de apoderarse del liderazgo también en el terreno de los autos eléctricos. El utilitario eléctrico i3 y, sobre todo, el deportivo híbrido enchufable i8 con 362 CV son la verdadera apuesta de BMW de cara al futuro.

De tímidamente díscola puede describirse la actitud de Audi en la muestra, cuya única novedad ha sido un original concepto bautizado como Allroad Shooting Break. Se trata de un prototipo de lo que podría calificarse como crossover cupé, dado que combina la estética y las cualidades de un vehículo preparado para correr en terrenos adversos (offroad) con un diseño muy deportivo, carente de pilar B, voladizos cortos y sólo dos puertas de acceso al interior. En éste, se encuentra un sistema híbrido que entrega 408 CV de potencia para un peso total de 1.600 kilogramos, con lo que logra una aceleración de 0 a 60 mph (o a 100 km/h) de apenas 4,6 segundos, pudiendo recorrer hasta ¡123,8 millas por galón!

Salón del Automóvil de Detroit 2014
Mini John Cooper Works Concept.

Pero sólo esas últimas muestras de vanguardia eléctrica escapan a la fiebre del “más y más grande”, puesto que incluso Mini ha dejado de ser tan “mini”, como lo prueba el Mini John Cooper Works Concept presentado en Detroit. Sustentado sobre la base de la nueva generación de la marca, también aumenta en tamaño con respecto a su predecesor, si bien la firma perteneciente a BMW promete mejorar su agilidad gracias a una sustancial rebaja del peso y a una optimizada aerodinámica.

 


© azureazure.com | 2019